Un pedido antes de votar

Estimados lectores:

Estamos a días de una nueva oportunidad de ejercer nuestro voto ciudadano.

Y este post lo escribo con el sentimiento interno de angustia que tengo: sentirme que si se hace una elección (con fraude incluido) vuelve a haber un voto de confianza a quienes destruyen todo lo logrado en estos últimos años en beneficio de gente rica y poderosa, además que siga sacándonos nuestros derechos adquiridos.

A mi edad (no lo niego que tengo 53 años al momento de esta publicación) me pone muy angustiado la situación de la salud y la vida de muchos jubilados. También de los discapacitados que quieren que les devuelvan sus pensiones. Además del aumento en los servicios.

Entonces solo le pido a la gente que votó a cambiemos reflexione un poco en la situación actual en la que está el país. Que vea si en algún momento el ciudadano recibió algún beneficio de las políticas restrictivas del gobierno de Mauricio Macri.

Se que me van a intentar decir cosas dulces para los oídos sordos y mentes cerradas pero no soy de esos que me dejó convencer sin mirar a mi alrededor.

También me gustaría que esto llegara a cambiar pero a favor de todos, no a favor de unos pocos.

Y por eso les pido a todos los que vayan a votar el próximo domingo lo hagan con el corazón más que con la cabeza.

Anuncios

Un año más y van….

Hoy es un día muy especial: ese día me pongo a pensar que cosas que fueron, son y serán importantes para seguir.  52 años no son moco ‘e pavo. Se hacen sentir y mucho. Pero no es mi intención preocuparme de lo que siente el cuerpo sino ponerme metas que me ayuden a seguir luchando. Radio la colifata es mi fuente de lucha por todos los derechos inherentes a los usuarios de salud metal. Y en estos momentos de incertidumbre es cuanto más ganas tengo de seguir adelante con mis sueños hasta que una de estas dos situaciones lleguen: 1) el momento de irme de este mundo (no ahora todavía) o 2) concretar lo que me propongo (y es conseguir casa para mi vida).
Gracias totales y hasta la próxima.
El loco de la azotea